Comunicación en pareja. Efectos negativos del enojo

El tema de la comunicación no es fácil a veces en la pareja, o en la familia, pues con frecuencia se ve teñida de emociones negativas, que están asociadas a prejuicios, resentimientos, problemas del pasado que no se han sabido resolver de forma sana, o incluso, con igual frencuencia, a veces, hay cosas que se piensan, se sienten, y no se expresan, lo que crea un cumulo de ideas a veces negativas, facturas por cobrar que hacen de la comunicación un momento tenso que implica la no resolución de muchas situaciones, esto a veces dispara el enojo, que nos hace poco reflexivos y que crea situaciones cíclicas de conflicto, dado que nos mantemos la defensiva y a la ofensiva.

Es por eso que quiero que analicemos el enojo un momento. Esta es una emoción que a veces hemos tildado de negativa, por ser una emoción fuerte, pero el enojo bien manejado, es una emoción que podría despertar en nosotros reflexividad, es decir, que sí algo te enoja, lo que se debe hacer es detenerse un momento, y hacerse algunas preguntas sencillas, para orientar la emoción, antes de hablar con la pareja, e incluso los hijos:

  • ¿Por qué te enoja determinada situación? Es porque no te gusta, si algo no te gusta, cuál es la razón para que no te guste, es que te gusta que las cosas sean a tu modo, y por tanto eres menos tolerante, y ante esto, se te hace difícil analizar qué es lo que los otros piensan, cuán valido es lo sienten y desean. Muchas veces el enojo se dispara, porque no nos detenemos a pensar posiciones tales como: “Yo siempre he sido así” “ A mí, eso no me gusta”. Detenerse y confrontarte a ti mismo, puede ayudar mucho a evitar enojos inválidos, por ejemplo si tus hijos escuchan música que a tus oídos es desagradable, y te enojas que la escuchen, que pasaría, si en lugar de pelar, logras un acuerdo, respetando los gustos y las diferencias de cada miembro de la familia.
  • ¿Por qué siempre estoy a la defensiva? Hay personas que han integrado mal su percepción de los demás, asociado a problemas de seguridad personal, autoestima, por tanto, cuando alguien dice o hace algo que no te agrada, tiendes a verlo como un ataque personal, que te cierra los oídos a la razón, ¡cuidado con esto!, pues de una u otra manera esto hace que funciones a partir de estereotipos, es decir de etiquetas, que le pones a los demás, cuando se ponen etiquetas, uno no hace revaloraciones sobre los demás y lo que ellos puedan decir, lo que decir o hacer. Esto puede llevar a cualquier persona a enojos inválidos.
  • ¿Por qué me cierro ante la ira? Cuando nos cerramos ante la ira, no estamos pensando con la razón, le damos más cabida al pensamiento desde la emoción, y cuando se nos dispara el “chichometro”, estamos perdiendo la capacidad de hablar, escuchar, analizar. Cerrados ante la ira, fácilmente podemos caer en ofensas, descalificaciones, actitudes y conductas que lastiman a los demás.

La clave está en detenerse y pensar, antes de hablar, a mi me gusta llamarlo “restricción mental y verbal”, es decir,  ¡DETENTE! Antes de hablar y actuar, date un espacio de reflexión, para pensar mejor, por eso antes de actuar es mejor darse un espacio de silencio, salir caminar, escribir, buscar consejo, para evitar caer en explosiones que hagan daño a los otros. “Yo soy el dueño de mis emociones” no dejes que estas te dominen a ti mismo, esta es la clave de la libertad y la armonía emocional.

Veamos unos consejos sencillos para el control y mejor manejo de la ira:

  • Detenga las ideas negativas, no piense más allá de lo que sucede o lo que ve, mantenga la mente libre de cargas negativas. Recuerde que a veces y con frecuencia la ira se da por que la “persona tiene el deseo controlar y que las cosas sean como éste se las imagina”
  • Recuerde tener una actitud de sorpresa, no trate de controlar la ira, disfrute sentirse en calma, es decir no salga en la mañana pensando “no me voy a enojar”, “piense” y vea el color de las cosas, salga con tiempo por la mañana, tómese el tiempo para desayunar, levántese temprano, en definitiva: Tome el control.
  • Tenga claro que las cosas muchas veces no son como lo deseamos o lo planeamos, por eso nos frustramos, pero trate de concentrarse en como enfrentar las cosas, no en por que no salieron como lo planeo.
  • Procure actividades que lo mantengan poco tenso, relajado. Es decir si existe un problema del control del enojo, muchas veces se debe a que se mantiene acumulado estrés y tensión, por eso es bueno buscar formas para relajarse para liberar la energía y la tensión negativa: Corra, salga andar en bicicleta, tome agua, tenga una dieta sana, practique baile, artes marciales, intégrese a un grupo de apoyo, tome clases de pintura, pero por sobre todo rompa al vida sedentaria.
  • ¿No es esta mal enojarse por cosas que no pueden cambiar? Pero no deje que el enojo se transforme en ira desproporcionada, no deje que la ira lo sobredimensione, busque formas alternativas de enfrentamiento: retirese, no trate de resolverlo todo en el momento, salga, respire, evite.

Lic. Rafael Ramos A.

Esta entrada fue publicada en Familia y Pareja. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

* Copy this password:

* Type or paste password here:

6,032 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>